Facebook Twitter

Claridad, qué menos

Escrito por Pablo Guisasola

Jueves, 18 Septiembre 2014 10:35

Mientras que el presidente de la Liga asegura que el Sporting “corre riesgo de muerte” sus directivos se quedan sin palabras. El Consejo, lejos de asumir su responsabilidad, está alentando con su silencio el gran desconcierto que rodea a su situación financiera. “Algo haremos esta semana”, dijo Veiga el domingo pasado. Cuatro días después la cosa sigue igual.

No sé que resulta peor. Si la ruinosa gestión económica de un conjunto que por su cosiderable masa social y producción de futbolistas debería generar los suficientes recursos económicos o la negativa de sus responsables a la hora de aportar la información que demandan sus más de 16.000 socios. En estos días, semanas ya, el baile de números está siendo constante.

-Debe 17 millones de euros a Hacienda. -¡Qué dices, son 14! –Pues tiene que pagarlos ya o liquidan la sociedad. –No hombre, como mucho le descienden a Segunda B. Así, con este simple ‘diálogo’, se ejemplifica el desconcierto del entorno sportinguista. Y ante esto, señores del Consejo, ¿por qué no aclaran de una vez hasta dónde puede llevarnos su gestión? ¿No creen que es su obligación?

Lo que uno duda es si, con tantos papeles en la mesa, facturas sin pagar, numerosos frentes abiertos, el propio director general conoce a cuánto asciende la deuda del Sporting y su calendario de pagos. Sin ir más lejos al final de temporada ni el más ‘austero’ del Consejo pensaba que no llegaría ningún jugador fichado este verano. Desde luego, a Abelardo no le prometieron eso, y en este sentido la sensación de improvisación y la mala gestión es irrefutable.  

Al menos, eso sí, el primer equipo está respondiendo. Por fin Mareo vuelve a ser el protagonista indiscutible, en un retorno a su verdadera identidad que aunque forzado y de golpe no deja de ser celebrado. Evidentemente, podría haber llegado antes, claro. La temporada pasada por ejemplo, con la promoción de varios canteranos más dos o tres fichajes de calidad y no la multitud foránea que vino el verano anterior.

Con todo esto, la situación actual no viene dada solo por la mala gestión económica. El Sporting también se ha estrellado por su política deportiva. En resumen, ya van más de 20 años sin hacer las cosas al derecho.

Ahora, sin embargo, señores del Consejo y altos directivos, ustedes pueden corregir sus tendencias, asumir sus negligencias y explicar la verdad. ¿Cuánto se debe? ¿Cuándo hay que pagar cada cosa? ¿Por qué se ha vuelto a generar esta deuda? Una vez explicado, quizá ya puedan dar el paso a otros gestores. Se han ganado la desconfianza.

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque