Facebook Twitter
Así se vivió el ascenso del equipo asturiano

Una emoción inigualable en la Peñasanta del Sporting

Escrito por ElDesmarque

Viernes, 11 Agosto 2017 12:00
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

José Emilio Iglesias, de la Peñasanta.

El ascenso del Sporting de Gijón a primera división sobre el césped del Benito Villamarín, uno de los más extraños y emotivos de la historia del fútbol español, es el momento más recordado en la peña sportinguista Peñasanta. El conjunto rojiblanco tenía la oportunidad de volver a Primera división con un equipo formado por canteranos. Mucha gente de la casa que representaba los valores del escudo, y que sufrió sobre el césped del estadio sevillano hasta que llegaron noticias de Girona. El Sporting volvía a la máxima categoría.

El 7 de junio de 2015 se jugaba la última jornada de liga en Segunda división. El Betis, ya ascendido, recibía en casa al Sporting de Gijón. Los asturianos peleaban con el Girona por subir de manera directa a Primera división, pero no dependían de ellos mismos. Necesitaban ganar y que el conjunto catalán no vencieran en su estadio al Lugo.

El Sporting hacía los deberes. Ganaba por 0-3 al Betis pero el resultado en Montilivi les relegaba a jugar el play off de ascenso. Los rojiblancos habían cumplido con su parte y únicamente les quedaba encomendarse a un milagro para que en el descuento el Lugo, que no se jugaba nada, consiguiera empatar. Los futbolistas asturianos se sentaban sobre el verde esperando lo inevitable, cuando un grito rompió el silencio del estadio bético. El Lugo había marcado y la locura se apoderaba de los jóvenes futbolistas dirigidos por Abelardo. Los jugadores corría por el campo sin dirección, ondeaban la camiseta como gesto de victoria, el cuerpo técnico se tiraba sobre el césped y las gradas se convertían en una fiesta donde sportinguistas y béticos se abrazaban. Pero el partido todavía no había acabado, quedaban quedaban los últimos minutos de partido. Luis Hernández y Carlos Castro se acercaban a la grada para informarse del desenlace de Montilivi. Jony y Lora se abrazaban a los periodistas para escuchar el final del partido en sus auriculares, y otros jugadores únicamente querían que todo terminara. Unos instantes históricos por la tensión y el desenlace.

Desde Girona llegaban las peores noticias, el Girona marcaba y la desesperación y el desconcierto se apoderaba de la espedición asturiana. Los aficionados desplazados a Sevilla rompían a llorar de desesperación mientras animaban a su equipo. Pero las noticias se sucedían casi sin tiempo para digerirlas, el gol del Girona era anulado por fuera de juego y terminaba el partido. Ahora si, el Sporting era de Primera división y el Benito Villamarín se convertía en un Molinón imporovisado. Para la historia queda el abrazo de Quini con Abelardo entre lágrimas.

La pasión se apoderó de todo Gijón y uno de los lugares que más celebró el ascenso fue la peña sportinguista Peñasanta, lugar donde se reúnen multitud de aficionados rojiblancos para vivir los partidos de su equipo. Un local donde se respira fútbol y Sporting. Las paredes repletas de bufandas del club asturiano y de rivales que han dejado obsequios en la peña.

José Emilio Iglesias, presidente de la peña, nos cuenta emocionado como fue ese día en la peña. "Lo pasamos bastante mal. Empezó marcando el Sporting y al descanso ya íbamos ganando 0-2. Aquí pusimos unos pinchos y tortillas para festejar, pero con la victoria del Girona no se podía. Ya pensábamos que subíamos, pero que va imposible. Cuando terminó el partido en el Villamarín hubo un gran lío, nadie sabía que pasaba en Girona. Cuando acabó el partido en Girona aquí todos felices, corrió el champagne, vino un montón de gente que no era ni de la peña. Se vendieron en la peña camisetas que la mitad eran del Sporting y la mitad del Betis. Lo pasamos de cine".

Peñasanta ha disfrutado de su equipo en Primera división durante varios años. Ahora vuelve a segunda y en la peña sportinguista todos esperan poder a vivir un ascenso pronto, pero esta vez con menos intriga. Aunque así las victorias saben mejor.

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque